Recocido del Acero y Normalizado del Acero | Tratamientos Previos

El recocido del acero es un ciclo de tratamiento térmico que consiste en un calentamiento por debajo del punto crítico A o por encima del punto crítico A, seguido de un enfriamiento más o menos lento.

El objeto más frecuente de este tratamiento térmico es ablandar el acero, dejándolo en las condiciones adecuadas para su transformación posterior.

recocido del acero

Los recocidos del acero que aplicamos en Tractermia:

Son varios los tipos de recocido del acero que se suelen aplicar a los aceros, de los cuales destacaremos los siguientes:

Recocido de ablandamiento

Consiste en un calentamiento a temperaturas próximas al punto A seguido de un enfriamiento lento en función del tipo de acero, al aire calmado o dentro del horno.

Recocido de regeneración

También llamado a veces de perlitización. Este tipo de recocido del acero consiste en un calentamiento a temperaturas próximas al punto A (ligeramente por encima o por debajo del mismo), seguido de un enfriamiento lento dentro del horno. La temperatura y la velocidad de enfriamiento son variables según el tipo de acero. La estructura que generalmente se pretende conseguir es la perlita laminar.

Recocido de globulización

También conocido como recocido globular. Consiste en un calentamiento a temperatura intermedia entre los puntos A y A, seguido de un enfriamiento muy lento en el horno (con el fin de hacer coalescer la cementita), con lo que se obtiene una estructura de ferrita, glóbulos de cementita y carburos. A veces se suele emplear un ciclo conocido como oscilante, consistente en varios calentamientos y enfriamientos sucesivos a temperaturas por encima y por debajo y muy próximas al punto crítico A. Es éste un ciclo bastante difícil de realizar y exige hornos muy adaptados con pequeña inercia térmica.

Recocido isotérmico

También se suele denominar recocido de maquinabilidad. El objetivo de este tratamiento es conseguir la estructura y la dureza idóneos para las operaciones de mecanizado con arranque de viruta. La estructura perseguida es la de ferrita y perlita laminar uniformemente repartidas. Esta modalidad de recocido del acero, consiste en un calentamiento a temperatura superior al punto crítico A seguido de un enfriamiento rápido hasta una temperatura próxima a la nariz perlítica de la curva de la S, un mantenimiento a esta temperatura suficiente para completar la transformación estructural y a continuación un enfriamiento más o menos lento.

Recocido contra acritud o distensionado

Es un ciclo que se suele dar a los aceros  deformados plásticamente en frío, consistente en un calentamiento a temperaturas por debajo del punto crítico A en el caso de los aceros recocidos y unos  25 °C por debajo de la última temperatura de revenido en los aceros bonificados.

Con este tipo de recocido del acero, se pretende eliminar las tensiones debidas a la deformación en frío y regenerar el grano distorsionado por la transformación plástica en frio. En los aceros de muy bajo contenido de Carbono es necesario elegir la temperatura en base a la deformación sufrida para evitar un engrosamiento de grano en el proceso de recristalización.

Normalizado del Acero

También conocido como recocido de normalización, este tipo de recocido del acero consiste en un calentamiento a temperatura por encima del punto crítico superior, seguido de un enfriamiento en aire tranquilo. Es un tratamiento que se da frecuentemente a los aceros al carbono, después de las operaciones de transformación en caliente (forja o laminación) que regenera la estructura cristalina, confiriéndoles un buen equilibrio entre la resistencia mecánica, la ductilidad y la tenacidad.

En las piezas forjadas de grandes dimensiones puede ir precedido de un recocido de regeneración y seguido de un revenido. La temperatura de austenización del normalizado es ligeramente superior a la del recocido de regeneración.

¿Quieres más información sobre el Recocido del Acero?

Llámanos al 93 579 50 65 o escríbenos a: tractermia@tractermia.com